Martes, 2 de septiembre de 2014

Foto: SEMANA

| 2014/02/12 00:00

Los policías que protegieron a María Luisa Piraquive

Un mayor adscrito a la Dijin y un coronel pensionado resguardaron a la pastora durante su ingreso a la Fiscalía.

En medio de la trifulca que se convirtió el ingreso de María Luisa Piraquive a la Fiscalía para comparecer a un interrogatorio, y sin tener razón aparente, miembros de la Policía quisieron ejercer su autoridad para proteger a la pastora.

Implicados en los hechos aparecen el mayor de la Policía Edwin Mosleider Urrego, quien se encuentra adscrito a la Dijin y hace parte de un grupo antiterrorista, y el coronel retirado Juan Alberto Garnica, quien figura como pensionado. La información que fue confirmada por fuentes de la institución a Semana.com.

En el caso de Urrego, al parecer hace parte de la Iglesia Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, la cual lidera Piraquive. También estarían involucrados en los hechos dos patrulleros que responden a los nombres de John Rojas -adscrito a la Dijin- y Vladimir Rodríguez.

En el caso del mayor Urrego, quien se habría registrado a su ingreso al búnker como el jefe de seguridad de Piraquive, algunos testigos de los hechos aseguraron que estaba armado. Fue el oficial quien luego del arribo de la pastora al edificio donde este martes rinde interrogatorio ante un fiscal de la unidad contra el Lavado de Activos, el que se enfrentó a los periodistas que buscaban que la mujer entregara alguna declaración.

El mayor involucrado, según fuentes de la Policía, deberá rendir un informe a sus superiores en el que explique y justifique lo sucedido. Una vez se haga la valoración se tomarán determinaciones.

Este martes desde muy temprano, al menos 500 seguidores de la líder llegaron hasta el búnker de la Fiscalía para manifestar su solidaridad a ella.

Diferentes manifestaciones desde el grupo de seguidores. Algunas de las arengas y pancartas dejaron conocer frases como “Hermana María Luisa, usted no está sola” o simplemente “Yo amo a la hermana María Luisa”.

Una de las feligreses declaró -en medio de la multitud- que si ella tuviera con qué, le entregaría mucha más riqueza a Piraquive porque lo merece. "Independientemente de que ella tenga o no mansiones, es digna de que lo tenga y por mi parte opino que si yo tuviera cómo darle, le compraba hasta un Titanic, porque se lo merece".

María Luisa deberá responderles a los fiscales de dónde obtuvo los recursos para adquirir decenas de propiedades en Colombia y en el exterior que se encuentran a nombre de su familia y de la Iglesia Ministerial.

Tan solo en el país sus propiedades, según los registros, están avaluadas en 12.000 millones de pesos, mientras en Estados Unidos sus lujosos inmuebles llegan a costar siete millones de dólares.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×