m.semana.com
Aplicación Móvil Semana.com

Usted está en: Nación

Compartir: Facebook Twitter

El nuevo jefe de la oposición

Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos pasaron de una guerra fría en Twitter a una declaración frontal de hostilidades. Uribe se consolidó como la voz disidente y prepara desde ya sus fichas para 2014.

El nuevo jefe de la oposición. Julio Londoño es el único colombiano que ha sido testigo de primera mano de todos los intríngulis del litigio Colombia -Nicaragua desde que se desató la disputa en 1969.
Desde que Juan Manuel Santos conformó su gabinete en 2010 e incluyó a Germán Vargas y a Juan Camilo Restrepo, conocedores del mundo político, sabían que la relación entre Álvaro Uribe y su sucesor no tenía arreglo. Sin embargo, ambos líderes mantuvieron las apariencias y las buenas formas durante un tiempo prudente. Poco a poco, Uribe empezó a señalar al nuevo gobierno. Hablaba de traición, de derroche y de descuido en seguridad por no mencionar su postura crítica frente al nuevo mejor amigo, Hugo Chávez. El resentimiento de Uribe llegó a tal punto de no contestarle el teléfono, pero Santos, incólume, seguía dos máximas: cero espejo retrovisor y el mantra Npcu (no pelear con Uribe).

Pero todo cambió en abril, cuando en medio de la euforia de la Cumbre de las Américas, Juan Manuel Santos incumplió su famoso mantra. En una entrevista con CNN afirmó que “Uribe era cosa del pasado.” Esto marcó un punto de quiebre en la relación. Uribe respondió al instante a través de una ráfaga de tuits. “Legalización de drogas, burocratismo, inseguridad, laxitud con albergues terroristas, lo contrario de plataforma que lo eligió”.

Y desde entonces, Uribe pasó del ciberespacio a las regiones. Este año hizo lo que mejor sabe hacer: estar en campaña permanente. Recorrió el país con sus alfiles—Oscar Iván Zuluaga, Juan Carlos Vélez, Ernesto Macías—, recordó las bondades de ocho años de seguridad democrática y lanzó zarpazos al gobierno actual. Este comportamiento le ha garantizado protagonismo en medios, lo cual hace que su discurso no pierda vigencia. No en vano, después de dos años de tener “el sol a sus espaldas” todavía cuenta con una imagen favorable de 49 por ciento, más alta incluso que la de Juan Manuel Santos.

Además, dado el unanimismo que provoca la coalición de Unidad Nacional y el poco espacio que les queda a senadores críticos como Jorge Robledo, Uribe se consolidó en 2012 como el jefe de la oposición. Esto quedó clarísimo en julio, cuando le ofreció un homenaje de desagravio al exministro Fernando Londoño. En el Club el Nogal, frente a un auditorio atestado, decidió declamar su memorial de agravios y lanzar un nuevo movimiento político: el Puro Centro Democrático. “Soy consciente de que necesitamos acción política, debemos emprender recorridos. Estamos en la lucha y esperamos que nuestros futuros candidatos salten a la arena… ”. Y precisamente a eso es que se ha dedicado desde entonces. Según uribistas cercanos, están planeando una poderosa lista al congreso y es posible, aunque no definitivo, que Uribe la encabece.

Tal vez el último round de esta pelea fue la convención del Partido de la U, la casa de ambos dirigentes. En esta, Uribe se vino lanza en ristre contra el gobierno, incitó a la rebeldía y planteó una coalición con el Puro Centro. Esto rebosó la paciencia de Santos, quien no pudo contenerse y respondió “rufián de esquina” y “puñal debajo del poncho”.

Desde ese día, las cobijas están totalmente partidas. Aunque los presidentes volvieron a hablar telefónicamente sobre el fallo de La Haya, esa relación no tiene arreglo. Los temas que los separan son cada vez más: el manejo de la seguridad, el proceso de paz, las relaciones internacionales y San Andrés, por mencionar los más protuberantes. El próximo año, sin embargo, la pelea puede subir de tono pues es el año en el cual se tomarán decisiones importantes sobre quién encabezará la lista de Uribe y si el presidente Santos buscará su reelección. Por ahora, y durante los primeros meses de 2013, cada general se recogerá en su cuartel para planear los próximos pasos con cautela y estrategia. La batalla ya no será en Twitter. Será en la arena electoral.
 
Los tres ‘rounds’

1- Abril de 2012 Cumbre de las Américas. Santos dice que Uribe es cosa del pasado.

2- julio de 2012 Homenaje a Londoño. Uribe lanza el Puro Centro Democrático y critica la seguridad de la era Santos

3- Octubre de 2012 Asamblea de la U. Uribe propone disidencia y Santos responde con “rufian de esquina”.
BUSCAR:

Nuestras Publicaciones